El amor en equilibrio

Mirando las fotos que he hecho durante mis últimos viajes por Europa me he encontrado con una muy especial. Tengo el don(si se puede decir que es un don) de hacer fotos a cosas que nadie fotografía, cosas quizás ridículas que para mí tienen un gran valor. Imaginaos lo tedioso que es ir conmigo mientras fotografío una puerta, una flor o un puente… Lo bueno de mis fotos es que me imagino miles de historias detrás de ellas.  No tengo ni idea de dónde salen pero sé que están ahí, flotando para ser contadas. Por eso, estas imágenes tienen un poquito más de valor al vacío que tienen para otras personas. Creo que hay belleza en todo lo que nos rodea, en todo. Solo hay que pararse un momento para observar hasta lo más sencillo para verla.

Esta foto, para mí, podría ser una metáfora de cómo veo el amor.

Si tuviese que titularla, le pondría “El amor en equilibrio”. Porque el amor es un continuo equilibrio entre lo puramente bello y mágico, y lo claramente complicado de querer estar siempre en lo alto sin desplomarse. La chica parece estar en perfecta armonía con lo que siente. Sin embargo, un movimiento en falso la hará caer. ¡Qué complicado es acertar! Saber que lo estás haciendo bien sin entender nada o hacerlo todo mal sabiendo que lo comprendes todo. Preferir estar en el suelo para no llevarte el golpe o columpiarse continuamente, sobre un aro que se mueve ante los envistes de una relación. Esa debe ser la cuestión de un Hamlet del siglo XXI, agotado por el millón de estímulos recibidos a diario.

De fondo vemos un cielo, que ante las horas, cambia sus colores para avisar que el tiempo pasa y  que hagas lo que hagas, tu vida irá acortándose sin demora. Da igual lo que decidas, nunca sabrás si la otra opción hubiese sido mejor que la escogida. Ventajas de la ignorancia. El no saber muchas veces nos acorta el sufrimiento.

Me encanta la chica meciéndose, luchando por no caer y no hacerse daño. Debajo de ella cientos de candados cerrados, cuyas llaves fueron arrojadas al río, de aquellas parejas que un día prometieron no desvanecerse de ese aro. Puede que muchas de ellas ya se encuentren cerrando sus heridas por no haber superado las acrobacias del amor o que todavía disfruten de las vistas desde allí arriba. De todas formas, siempre les quedará la esperanza de saber que uno solo aguantará en el aro si practica horas y horas. Solo se sostiene ahí quien no tenga miedo a amar. Y es que quizás, el golpe es más fuerte cuando no se intenta que cuando se ha caído y miras la herida pensando que un día estuviste en lo alto de ese aro, mostrándote tal y como eres, sin miedo a dejar que alguien te balancease mientras tú mostrabas tu mejor sonrisa al compás de tu equilibrio.

 

Imagen 1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s