Acerca de

¡Qué difícil es definirse en pocas palabras! Voy a intentarlo…

Me declaro una amante de los libros. Me he pasado la vida con uno en la mano. Mi madre siempre bromea diciendo que con todo lo que he gastado en ellos, nos había dado para la entrada a un piso. Siempre le ha encantado verme pegada a ellos, incluso me habilitó una habitación en casa donde montamos una preciosa biblioteca. Cuando no sabía donde estaba, miraba al nogal que había plantado mi bisabuelo y me encontraba en el columpio que me había hecho mi padre leyendo.

Además de los libros, me encanta viajar. He tenido la suerte de poder vivir en varios países aunque ahora ya me haya asentado. Me cuesta creer que lo haga para siempre pues por mis venas corre una sangre nómada difícil de controlar. Prueba de ello es que siempre tengo una maleta a mano para salir corriendo.

Cuando empecé a vislumbrar lo que era vivir, fui consciente de que estudiar sería lo que me salvase de una situación poco favorable si decidía quedarme donde estaba. Gracias a ello he podido ir despojándome de ideas del medievo, me he convertido en una persona crítica y poco conformista con lo que me rodea.

Otra de mis pasiones es el teatro y el arte en general. Me gusta perderme en un museo, una exposición o cualquier muestra de arte que entre por los sentidos. No me da miedo ir sola, al contrario, soy de las personas que aman estar con gente pero que disfruta de la soledad, la necesito. La melancolía forma parte de mi crecimiento personal.

Pero a fin de cuentas, con lo que más disfruto es con una buena cerveza en cualquier parte del mundo, con una interesante conversación y una vista bonita. Y si después puedo escribirlo, magia.

Anuncios